Devocional 2 Pedro 3:9

Publicado por Victory Outreach Cuba en

Leamos en esta mañana la palabra del Selor en 2 Pedro 3:9
“El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento.”

¡¡¡El Señor no retarda su promesa!!!
Esta es una VERDAD ROTUNDA rotunda que todos debemos comprender; en tiempos en los que muchos piensan que Dios se ha olvidado de su palabra este pasaje nos recuerda que él sigue estando EN CONTROL.

El asunto con el cumplimiento de las promesas del Señor más bien tiene que ver con su carácter: nuestro Dios es AMOROSO Y MISERICORDIOSO.

Esto es algo que a todos nos debería causar una tremenda alegría, si estas leyendo esto deberías estar brincando de felicidad pues el Señor cada día manifiésta su amor para con esta humanidad extendiéndole su misericordia.

Dios ama a nuestro pueblo de Cuba 🇨🇺 Dios ama a las naciones de la tierra incluso es tan grande su amor que con paciencia espera que todos se arrepintientan de sus faltas y sus pecados y pongan su fe en Jesucristo.

Hoy, todavía, tú tienes la oportunidad de entregarle tu vida a Jesús, él está esperando a que tú le permitas entrar en tu corazón para el llenarte de vida y plenitud.
La palabra del Señor no nos asegura fama, riquezas ni prosperidad pero si una vida abundante llena de amor, paz y gozo en medio de cualquier adversidad.

Esta semana clamamos todos juntos para que nuestro Dios prolongue una vez más su misericordia y sane nuestra tierra; sabemos que Jesús está cerca pero aún tienes tiempo para venir rendido a sus pies y recibir salvación y vida eterna.

El Señor está esperando por ti, no lo pienses más, entrégale tu vida aquel que dio por ti la suya.

Alcance Victoria Cuba🇨🇺 que glorioso es saber que tenemos un bondadoso Dios que a pesar de nuestra maldad y nuestros muchos pecados ha mostrado su amor para con nosotros y nos ha colmado de misericordia y favor.

Hasta aquí podemos decir todos que su gracia nos ha sostenido y así seguirá siendo; por eso yo te invito a que donde sea que te encuentres inclines tu corazón delante de él y le agradezcas por su amor y su misericordia porque solo por ella no hemos sido consumidos.

Las promesas De Dios son sí y amén en Cristo Jesús pues él no es hijo de hombre que mienta ni se arrepienta, así que mientras hay tiempo, ríndete ante el trono de la gracia para que vengan de su presencia tiempos de refrigerios.

Dios te bendiga mucho.
Ps. Abel Perez.

Categorías: Devocionales