Devocional Genesis 2:24

Publicado por Victory Outreach Cuba en

Leemos en esta mañana la palabra del Señor en Genesis 2:24

“24 Por tanto, DEJARÁ el hombre a su padre y a su madre, y se UNIRÁ a su mujer, Y SERÁN UNA SOLA CARNE.”

El texto de esta mañana nos habla del desafió que tendrían Adán y Eva en cuanto a llegar a ser dentro de su matrimonio UNA SOLA CARNE, algo que era y aún hoy es posible lograrlo si se tiene a Dios como la BASE o lo que es lo mismo el FUNDAMENTO del MATRIMONIO.

Si hay algo de lo cual estoy más que seguro es que el matrimonio es una bendición cuando ambos cónyuges, él UNO y el OTRO son la VOLUNTAD DE DIOS para cada una de sus vidas. La Biblia habla del matrimonio como la primera institución creada por Dios cuyos protagonistas del mismo eran y aún hoy son el hombre y la mujer.

El llegar a ser una sola carne con nuestro cónyuge no es algo ligero que podemos lograr de manera independiente sino en un trabajo arduo a realizar en equipo donde el entrenador es única y exclusivamente Dios en todo el sentido de la palabra.

Cuando se es una sola carne con nuestro cónyuge la vida de ambos se enriquece en toda y cada una de las áreas del matrimonio, ambos cónyuge se edifican mutuamente y se cuidan de tal manera que la vida de ambos se torna del todo agradable y llegan a convertirse así en una auténtica y hermosa expresión de amor.

Quizás me preguntes en esta mañana: ¿Y cómo podemos descubrir que nuestro matrimonio es una sola carne en verdad?

Lo podrás descubrir si:

  1. Los intereses de nuestro cónyuge se han convertido en nuestros intereses.
  2. Las responsabilidades de nuestro cónyuge se han convertido de igual forma en nuestras responsabilidades.
  3. Las metas y los proyectos de nuestro cónyuge se han convertido en nuestras propias metas y en nuestros propios proyectos.

Cómo un comentario adicional me gustaría decirte que al menos en mi experiencia dentro de mi matrimonio, hoy con 23 años recién cumplidos he descubierto que he llegado a ser una sola carne con mi esposa Angelica y al mismo tiempo ella conmigo al ver que en casi todos lo que quizás al principio no habíamos ni imaginado coincidimos. Coincidimos en gustos, decisiones, deseos y hasta en pensamientos que cuando los vamos a decir nos sorprende que estamos pensando en lo mismo y créame, cuando vemos esto, DAMOS GRACIAS A DIOS por unirnos de tal forma. ¡¡¡QUE BENDICIÓN!!!

Matrimonios de nuestra iglesia Alcance Victoria Cuba 🇨🇺 el llamado de esta mañana a todos nosotros no es otro que llegar a ser una sola CARNE con nuestro cónyuge. La vida de nuestros matrimonios dependerá en todo el sentido de la palabra de la fusión que ambos cónyuges tengamos en el empeño de construir un MATRIMONIO VICTORIOSO para la GLORIA y la HONRA de nuestro Señor Jesucristo, así que asegurémonos en este día de hoy de trazarnos un plan que nos lleve a ser un equipo con nuestro cónyuge en todo el sentido de la palabra sin que nada ni nadie estorbe este desafío ante nosotros.

Llegar a ser una sola carne en el matrimonio es una meta que todos podemos alcanzar con la ayuda de Dios pero también con el deseo y la buena voluntad de ambos cónyuges, así que NO DESMAYES EN EL PLAN DE SER JUNTO A TU CÓNYUGE UNA SOLA CARNE.

Que Dios les bendiga en esta mañana es mi deseo y también mi oración.

Ps. Abel y Angelica.

Categorías: Devocionales