Devocional Mateo 27:46-50

Publicado por Victory Outreach Cuba en

Leemos en esta mañana la palabra del Señor en Mateo 27:46-50
“46 Cerca de la hora novena, Jesús clamó a gran voz, diciendo: Elí, Elí, ¿lama sabactani? Esto es: Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? 47 Algunos de los que estaban allí decían, al oírlo: A Elías llama éste. 48 Y al instante, corriendo uno de ellos, tomó una esponja, y la empapó de vinagre, y poniéndola en una caña, le dio a beber. 49 Pero los otros decían: Deja, veamos si viene Elías a librarle. 50 Mas Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz, entregó el espíritu.”

La madrugada que ha pasado ha sido del todo dolorosa para Jesús, el atropello y los azotes que ha recibido por parte de aquellos que designaron para martirizarle ha sido brutal pero no más dolorosa que la negación de Pedro justo antes de que cantase el gallo y la notable ausencia del resto de los discípulos.

La mañana de este día de viernes ha llegado, la tan temida hora de entregar su espíritu y así morir estaba muy cerca de hacer su entrada. En el momento que nadie esperaba el cielo se oscureció y el viento golpeaba continuamente golpeando la piel herida y lastimada de nuestro Señor. En medio del silencio se escucha la voz desesperada que sale de la boca de Jesus:
¡¡¡¡Elí, Elí, ¿lama sabactani?!!!!
¡¡¡¡Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?!!!!

La ausencia del Padre por causa del pecado de la humanidad sobre Jesús se sentía y esto era más doloroso para él que los clavos en sus manos y en sus pies; nunca antes en toda la eternidad se había separado del Padre, ellos eran uno solo, habitaban en perfecta armonía y ahora, ahora no podía sentirle como antes.

Precisamente esas fueron sus últimas palabras antes de entregar su espíritu y así MORIR por TODOS NOSOTROS!

En verdad fue grande el amor de Jesús, fue grande el amor del Padre, fue grande el amor del Espíritu Santo para con todos nosotros, todos en la persona de Jesucristo hicieron el sacrificio más grande y hermoso que se haya visto en la historia de toda la humanidad, la muerte del hijo de Dios para salvar de la condenación eterna a su tan amada humanidad.

Hoy tú y yo tenemos acceso al trono de la gracia, hoy tenemos entrada al lugar Santísimo a través de la Fe en Cristo Jesús, el unigénito hijo de Dios. Hoy es un día perfecto para que si aún no tienes a Jesús reinando en tu corazón le des la bienvenida, te aseguro que jamás encontrarás un amor más grande, sincero, real y único como el de aquel que dio su vida en la cruz del calvario.

Alcance Victoria Cuba🇨🇺en esta mañana quiero invitarte a reflexionar en el sacrificio que hizo Jesús por amor a nosotros y les pido que separemos un tiempo para presentarnos en agradecimiento delante de él.

La mejor forma de mostrarle a nuestro Señor cuán agradecidos estamos por lo que hizo por nosotros es entregándole sin reserva alguna nuestras vidas para que él las conforme a su propósito eterno para la gloria y honra de su nombre.

Oremos en esta mañana, oremos dando GRACIAS por el hecho de que JESÚS tomo nuestro lugar en la CRUZ y allí MURIO PARA SALVACIÓN DE NUESTRAS VIDAS.

Dios les bendiga mucho.
Ps. Abel Pérez.

Categorías: