Devocional HECHOS 8:22

Publicado por Victory Outreach Cuba en

Leamos en esta mañana la palabra del Señor en HECHOS 8:22
“22 ARREPIÉNTETE, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios, SI QUIZÁS te SEA PERSONADO el PENSAMIENTO DE TU CORAZON;”

En esta mañana la palabra CLAVE para dar inicio a nuestro devocional es ARREPIENTETE! Así como lo oye, cuando tenemos esas dosis de malos pensamientos o de ideas contrarias a lo que sabemos es correcto y es acorde a nuestras vidas como CRISTIANOS lo mejor es venir ante el Padre y una vez allí ARREPENTIRNOS para de esta forma restaurar nuestra comunión con el Señor.

Para nadie es noticia que los malos pensamientos ROMPEN nuestra comunión y nuestra relación con el Señor, las guerras que en ocasiones armamos en nuestra mente no solo nos quitan la paz sino también nos roban esa estrecha relación que una vez teníamos con el Señor.

Creo que debemos reconocer esto en oración ante el PADRE y ARREPENTIRNOS de ello con toda SINCERIDAD, debemos CONFESARLE a Dios esos pensamientos y esas ideas que nos metieron en la CARNE y buscar por medio del ARREPENTIMIENTO esa comunión que se ROMPIÓ producto a lo lejos que viajo nuestra mente por el pantano de pecado, eso creo debemos hacer.

Alcance Victoria Cuba 🇨🇺 definitivamente no podemos dejar que nuestros pensamientos contrarios a lo BUENO y a lo que es la VOLUNTAD de DIOS nos hagan vivir en una vida de PECADO y es precisamente por eso que debemos venir delante de nuestro Dios cuando esto nos suceda con el único objetivo de ARREPENTIRNOS de todo nuestro corazón si es que en verdad deseamos poder entrar en la presencia de nuestro padre con una CONCIENCIA que no nos acuse sino que por el contrario nos haga sentir bien delante de nuestro Dios.

Tomemos entonces la elección correcta en esta mañana y si por alguna casualidad hemos pensado de manera ERRADA respecto a alguien o algo ARREPINTÁMONOS DELANTE DEL SEÑOR de todo nuestro corazón y de seguro tendremos un día del todo BENDECIDO por nuestro Señor.

Que Dios les bendiga mucho en esta mañana es mi deseo y también mi oración.

Pastor Abel y Angelica

Categorías: Devocionales