Devocional Mateo 28:19

Publicado por Victory Outreach Cuba en

Leamos en esta mañana la palabra del Señor en Mateo 28:19
 
“Vayan, pues, a las gentes de todas las naciones, y háganlas mis discípulos; bautícenlas en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.”
 
La “Gran Comisión” dada a nosotros la iglesia no es otra cosa que el proclamar el Evangelio de Jesucristo para Salvación de las almas (Mateo 28:18-20; Hechos 1:8). Nuestra llamado es el compartir fielmente el Evangelio.
 
Como iglesia estamos para ser un “faro de luz” en nuestra comunidad guiando a la gente mas adolorida y quebrantada de este mundo hacía los pies nuestro Señor y Salvador Jesucristo.
 
Ahora bien, como iglesia y como ministerio cumplimos esta misión predicando en todo lugar, principalmente en aquellos que en ocasiones se miran como los más difíciles de alcanzar, con gente difícil de amar y todo por el estilo de vida que han tenido que desarrollar; gente que la sociedad descartó desde el principio pero que Dios nunca lo hizo.
 
Nosotros tenemos la tarea de amarles, de alcanzarles, de discipularles, de entrenarles para luego con toda confianza en el Señor enviarles a cumplir con la comisión dada por nuestro Señor Jesucristo.
 
La verdad es que tenemos mucho trabajo por hacer, y es por ello que es preciso que pongamos todo nuestro empeño para que cuando Él, nuestro Señor Jesucristo regrese por su iglesia nos halle haciendo la obra que nos ha confiado.
 
En medio de tanta anarquía rebelión, homosexualismo, idolatría, drogas, suicidios etc.. que existe en el mundo de hoy nosotros estamos puestos para traer de las tinieblas a la luz a aquellos tesoros que aún permanecen en la oscuridad.
La orden nos ha sido dada:
 
TOMEMOS LAS ARMAS DE NUESTRA MILICIA COMO IGLESIA Y pongamos MANOS A LA OBRA por que sin lugar a dudas DIOS ESTÁ en medio de NOSOTROS mientras caminamos en el cumplimento de la GRAN COMISIÓN.
 
Alcance Victoria Cuba🇨🇺 Si hay algo que he podido ver en todos estos años, es que como iglesia existe un interés genuino por rescatar a las almas y que estas se entregen a la obra de la Evangelización y que puedan encontrar su propio propósito en Dios.
 
Es por eso que tenemos que seguir corriendo con la misión obedeciendo a la visión y al propósito que como Iglesia para estos tiempos DIOS NOS HA SADO ASI QUE PONGAMOS MANOS A LA OBRA Y DEJEMOS QUE SEA DIOS QUIEN CUMPLA SUS PROMESAS DELANTE DE NOSOTROS.
 
Que Dios les bendiga mucho en esta mañana es mi deseo y también mi oración.
 
LCV. Adriano Rojas
Pastor Abel y Angélica
Categorías: Devocionales