Devocional Gangirls

Publicado por Victory Outreach Cuba en

“ Elige la buena parte ”

Lucas 10:38-42

  1. Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa.
  2. Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra.
  3. Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.
  4. Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas.
  5. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

Marta y María son dos mujeres de fe extraordinaria . Eran hermanas y vivían con su hermano Lázaro, quien el Señor resucitó después de haber estado cuatro días muerto. Vivían en una pequeña aldea llamada Betania, situada a unos pocos kilómetros de Jerusalén.
No se sabe muy bien cómo es que Jesús se hizo amigo de estos hermanos, pero los tres llegaron a amar al Señor y confiar en él. Jesús encontraba consuelo y descanso en casa de ellos, y llegaron a tener una estrecha amistad. Juan nos dice que “Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro” (Jn. 11:5).

Marta estaba apurada, sirviendo y haciendo todo lo posible para que su querido invitado estuviera cómodo.  ¿Y dónde estaba María cuando Marta necesitaba de su ayuda?  Ella eligió sentarse a los pies de Jesús, escuchándolo mientras hablaba. 

Es muy fácil imaginarse como Marta pudo haberse sentido. Irritada, frustrada, resentida. ¿Por qué tendría ella que hacer todo el trabajo? ¿No era justo que María le ayudase?  De hecho, Marta se sintió tan justificada en su indignación que fue a hablar con Jesús al respecto y le dijo: “Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude.”

Pero en lugar de apoyar su queja, ¡Jesús la reprendió! “Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero solo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no será quitada.”

Jesús alabó la actitud de María porque ella escogió la buena parte. Que el servicio a la obra del Señor no nos haga olvidarnos del Señor de la obra. Tengamos cuidado de estar tan ocupadas que descuidemos lo más importante. Antes del servicio viene la adoración y comunión con el Señor.
Cuál es la buena parte que no le será quitada?

Vemos a María a los pies de Jesús, oyéndole hablar. Y esto es lo que en definitiva el Señor espera de nosotros, que nos postremos a sus pies, pasemos tiempo con él, oigamos su voz en el silencio de nuestro corazón. Esto habla de comunión, intimidad, adoración. Esto es lo que espera el Señor de nosotros. Recordemos que Dios busca adoradores que le adoren en espíritu y en verdad. Esta es la buena parte que no nos será quitada.

Conclusión:

Si el Señor Jesús califica como la buena parte que no nos será quitada el estar en su presencia, escuchando su dulce voz, tiene una razón suficientemente poderosa para hacerlo. El haber estado en su presencia nos garantiza que en cualquier lugar dónde nos encontremos, seremos de bendición para nuestro entorno, y que cualquier servicio o ministerio que desarrollemos contará con el respaldo de Dios.

Yo te invito a tomar una decisión hoy y es que valores estar en Su presencia, y decidas dedicar más tiempo que lo habitual para buscar su rostro en adoración. Dios te bendecirá. Elige la buena parte que no te será quitada.


Las amo mucho 💖💒

Hna: Yaneisy Mustlier

Categorías: G.A.N.G.