Devocional Gangirls

Publicado por Victory Outreach Cuba en

“Lo mejor para Dios”

Génesis 4:7
Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? y si no hicieres bien, el pecado está a la puerta; con todo esto, a ti será su deseo, y tú te enseñorearás de él.

Buenos días chicas
En esta preciosa mañana me gustaría que todas pudiesen no sólo leer el versículo que a continuación acabamos de leer si no que podamos leernos el capítulo 4 completo para entender mejor la historia de estos dos hermanos.
 
Luego de haber salido del Jardín del Edén, Adán y Eva tuvieron dos hijos. Uno llamado Abel y el otro Caín. Abel fue pastor de ovejas y Caín fue labrador de la tierra. Evidentemente sus padres les hablaron de Dios, ya que ambos decidieron presentar una ofrenda al Señor. 
Cada uno presentó el producto de su trabajo. Pero Abel decidió darle a Dios lo mejor de sus ovejas en lo que Caín dice la palabra de Dios que trajo una ofrenda a Jehová, es como si fuera las sobras de sus frutos . Dice el versículo 5
pero no miró con agrado a Caín y a la ofrenda suya. Y se ensañó Caín en gran manera, y decayó su semblante.
…Ahora bien quiero que veamos esta situación desde otra perspectiva, pues hay un mensaje más profundo…

En Su misericordia, Dios le advirtió que el pecado estaba a la puerta, pero aún estaba a tiempo para cerrar la puerta.  Si él quería realmente agradar a Dios, debía poner sus ojos en el Señor, y no es sus propios deseos y emociones.
En lugar de cerrar la puerta al pecado, como Dios le había advertido, la abrió por completo.

8.Y dijo Caín a su hermano Abel: Salgamos al campo. Y aconteció que estando ellos en el campo, Caín se levantó contra su hermano Abel, y lo mató.
Waooo.. ¿que triste verdad?

¿Qué había en Abel que Dios lo miró con agrado? No podía haber sido algo en su propio carácter porque era un pecador caído tal como su hermano. La respuesta se halla grabada en Hebreos 11:4,

“Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín” (Hebreos 11:4).

Dios miró favorablemente a Abel, que confió en él por fe. Pero la Biblia luego dice, “Y a su ofrenda.” Dios también miró favorablemente la ofrenda de Abel. Eso también es muy importante. Abel ofreció algunas de sus mejores ovejas. Dios miró favorablemente al sacrificio de aquellas ovejas.

El enojo de Caín le llevó al crimen, pero detrás de esto estaban sus celos y su orgullo.
Es obvio que Caín no se daba cuenta de cuán vulnerable era ante el pecado. Cuando Dios le dijo que el pecado yacía a la puerta, creo que le dio a entender que el pecado era como una bestia salvaje agazapada para abalanzarse sobre él apenas cruzase la entrada. Por tal motivo, Caín necesitaba ofrecer un sacrificio por el pecado que resultase aceptable para Dios
Repito la expresión, “si no haces bien, el pecado yace a la puerta”. Hacer bien hubiera sido traer la clase de ofrenda que Abel había traído.
¿Acaso no hay muchas personas como Caín?

La historia se repite…pero que el mal ejemplo de Caín no se replique en nuestra vida. Nosotras actualmente cada día nos presentamos como sacrifico vivo delante de Dios , adoramos a Dios con nuestro estilo de vida y sabemos que él no necesita nada de nosotras al contrario cada día necesitamos más y más de Dios
Es por eso que tenemos que ser muy temerosas y humildes cuando se trata de realmente querer agradar a Dios y provocar una sonrisa en sus labios. Tenemos que hacer el bien y entender que el pecado es verdad que está a la puerta y nos toca en muchas ocasiones, pero tu y yo tenemos autoridad y podemos escapar de él.

Dios les bendiga grandemente
Las amo mucho.

Categorías: