Devocional Hechos 20:7

Publicado por Victory Outreach Cuba en

Leamos en esta mañana la palabra del Señor en el libro de Hechos 20:7
“7 El primer día de la semana, reunidos los discípulos para partir el pan, Pablo les ENSEÑABA, habiendo de salir al día siguiente; y alargó el discurso hasta la medianoche.”

Es hermoso cuando ENSEÑAMOS a otros acerca de la verdad que hemos conocido; desde el instante en que Pablo conoció a Jesús, no paraba de ENSEÑAR sobre ÉL en todos los lugares en los que estaba y a todas las personas que podía, él simplemente no podía quedarse con todo lo que sabía para él sino que era un maestro que amaba ENSEÑAR y DISCIPULAR a otros acerca de la GRACIA REDENTORA con la que él mismo había sido beneficiado.

A lo largo de las cartas que escribió podemos ver su constante DISCIPULADO a las iglesias que había fundado; en su carta a los Filipenses les dijo: “Por lo demás, hermanos, gozaos en el Señor. A mí no me es molesto el escribiros las mismas cosas, y para vosotros es seguro.”

Un DISCIPULADOR efectivo no se cansa de enseñar una y otra vez y sabe de la importancia que esto tiene, en estos tiempos en los que las falsas doctrinas abundan y los falsos maestros andan por doquier es crucial que podamos proclamar a través de una buena enseñanza la palabra de nuestro Señor como es debido.

Nosotros todos estamos llamados a ser buenos DISCIPULADORES en nuestro diario andar; no tienes que haber estudiado en un seminario para enseñar a otros, solo tienes que compartir las enseñanzas de la palabra de Dios y mostrar que vivir conforme a ellas es lo que Dios desea que hagamos asegurándonos recompensas eternas al aguardar fieles sus promesas.

Alcance Victoria Cuba🇨🇺no pierdas la oportunidad de compartir con otros acerca de lo que Dios ha hecho en tu vida; no hay placer más grande que poder enseñar y discipular una vida y ver cómo cambia y crece poco a poco hasta convertirse en la persona que Dios determinó fuera.

Sigamos el ejemplo de Pablo y sobre todo de nuestro Señor Jesucristo que es nuestro mayor paradigma de enseñanza, desde el inicio de su ministerio pasaba horas y horas con las multitudes enseñándole acerca del reino de Dios y de su condición de pecadores, hoy tú y yo estamos llamados hacer lo mismo, enseñemos en tiempo y fuera de tiempo y dejemos que Dios obre en los corazones.

OREMOS EN ESTA MAÑANA PARA QUE PODAMOS ENSEÑAR A OTROS LO QUE HOY CONOCEMOS DE CRISTO.

Dios les bendiga mucho en esta mañana es mi deseo y también mi oración.

Ps. Abel y Angelica

Categorías: