Devocional FILEMÓN 1:8-15

Publicado por Victory Outreach Cuba en

Leamos en esta mañana la palabra del Señor en el libro de FILEMÓN 1:8-15
“8 Por lo cual, aunque tengo mucha libertad en Cristo para mandarte lo que conviene, 9 más bien te ruego por amor, siendo como soy, Pablo ya anciano, y ahora, además, prisionero de Jesucristo; 10 te ruego por mi hijo Onésimo, a quien engendré en mis prisiones, 11 el cual en otro tiempo te fue inútil, pero ahora a ti y a mí nos es útil, 12 el cual vuelvo a enviarte; tú, pues, recíbele como a mí mismo. 13 Yo quisiera retenerle conmigo, para que en lugar tuyo me sirviese en mis prisiones por el evangelio; 14 pero nada quise hacer sin tu consentimiento, para que tu favor no fuese como de necesidad, sino voluntario. 15 Porque quizás para esto se apartó de ti por algún tiempo, para que le recibieses para siempre;”””

Esta mañana quiero hablarte de otro joven al que el apóstol Pablo tuvo que discipular, su nombre, FILEMÓN.

Filemón fue un cristiano que se convirtió en líder de la Iglesia en Colosas, a este discípulo es a quien Pablo le escribe una de sus cartas con un DISCIPULADO direccionado a perdonar a Onésimo quien fuera según algunos comentaristas uno de sus empleados que le había fallado.

Me encanta como Pablo toma el discipulado bien en serio y se adentra hasta en esas areas en las que uno en ocasiones le cuesta crecer como es el perdón, si existe un área en la que muchos necesitamos que nos discipulen y nos enseñen es precisamente en esta de PERDONAR por lo duro que suele ser el que nos lastimen o nos hagan daño y es por ello que esta vez Pablo está intercediendo por Onésimo mientras aprovecha la situación para DISCIPULAR A FILEMÓN, la verdad es que me asombra y mucho lo intencional que era el apóstol Pablo.

Hoy es importante que cada uno de nosotros aprenda la importancia del perdón para un hijo de Dios y a la vez pueda enseñarle a los demás las grandes bendiciones que hay cuando decidimos perdonar de la misma manera que el Señor nos perdona a nosotros todos los dias.

En una ocasión mientras el maestro compartía con los discípulos, Pedro se le acercó y le dijo: “Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?
Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.”

Bendito sea Dios que nos anima a perdonar y a enseñarle a otros lo grande que es el perdón.

Alcance Victoria Cuba 🇨🇺 mientras caminamos en esta tierra esforcémonos cada día para DISCIPULAR A OTROS en esta área de perdonar cuando nuestros hermanos nos fallen; recordemos siempre que nosotros también erramos y en el proceso de DISCIPULADO debemos enseñarnos a nosotros mismos para luego poder enseñar a los demás.

El sentir de Pablo al preocuparse por la vida de Filemón y animarle a perdonar debe estar en nosotros para exhortar y animar aquellos que quizás han sido heridos o tienen falta de perdón en sus corazones a que entreguen eso en las manos de Dios y permitan que él obre en sus vidas de un manera poderosa, ¡Aleluya!

OREMOS EN ESTA MAÑANA PARA QUE DISCIPULEMOS A OTROS A QUE APRENDAN A PERDONAR.

Dios les bendiga mucho en esta mañana es mi deseo y también mi oración.

Ps. Abel y Angelica

Categorías: Devocionales