Devocional Hechos 20:35

Publicado por Victory Outreach Cuba en

Leamos en esta mañana la palabra del Señor en el libro de Hechos 20:35
“En todo os he enseñado que, trabajando así, se debe ayudar a los necesitados, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: Más bienaventurado es dar que recibir.”

¡A todos nos encanta recibir regalos!

En estas fechas es muy común que las personas se den regalos unos a otros y es por eso que me gustaría hablarles durante esta semana acerca de la bendición tan grande de poder compartir con las demás personas a nuestro alrededor.

Jesús es nuestro mayor ejemplo cuando hablamos del dar; su corta vida en la tierra estuvo marcada por miles de actos bondadosos que lo elevaron por encima de cualquier otro hombre que haya existido jamás. Él compartía panes y peces, él devolvía la salud, él regalaba de su tiempo, él ofrecía amor y todo esto lo hacía en cantidades abundantes.

¿Y que decir de su vida?

El regalo más grande y hermoso que la humanidad haya podido recibir a lo largo de la historia es precisamente Cristo Jesús entregando su vida a favor de ella; no existe regalo alguno que pueda compararse a esto y puesto que él nos ha dado el mayor ejemplo nosotros debemos seguir sus pisadas en cuanto a este tema.

Hay una bendición muy grande en dar; una bendición tan grande que incluso los hombres con gran educación financiera, autores de muchísimos libros de economía y con un desenvolvimiento económico increíble recomiendan y comparten el “dar” como uno de sus secretos no tan secretos para llegar a “tener” tanto.

No es un mero negocio donde das para recibir a cambio mucho más, todo lo contrario. Es un ideal supremo, una creencia profunda que nos lleva a creer y entender que quienes tienen su mano abierta para dar la tienen para recibir y no hay nada más hermoso que el poder compartir con otros lo mucho o poco que tengamos.

Alcance Victoria Cuba🇨🇺El dar no se trata de la cantidad o la grandeza del regalo en sí mismo sino de la actitud con la que seamos capaces de abrir nuestras manos y corazones para proveer a alguien más que lo necesita.

La Biblia nos insta a ello como lo dice en el texto que está mañana hemos usado de base.

Hay una enorme bendición en dar y es mucho más feliz aquel que da que el que recibe. Es mi exhortación y mi deseo que todos trabajemos juntos para que esta área de nuestras vidas pueda ir al siguiente nivel.

OREMOS EN ESTA MAÑANA PARA QUE PODAMOS ENTENDER QUE ES MUCHO MEJOR DAR QUE RECIBIR

Dios te bendiga mucho.
Sem. Katherine Pérez
Ps. Abel y Angelica Pérez

Categorías: