Devocional Mateo 2:14

Publicado por Victory Outreach Cuba en

#DiscipulandoALaPróximaGeneración

Leamos en esta mañana la Palabra del Señor.
Mateo 2:14 “Y él, despertando, tomó de noche al niño y a su madre, y se fue a Egipto.”
Salmos 121:4 “He aquí, no se adormecerá ni dormirá El que guarda a Israel.”

Buenos días. Si observamos a una gallina veremos como esta con amor y esmero cuida de sus pollitos. Les provee de comer, los acurruca y los defiende de cualquier amenaza o riesgo. Frente a cualquier peligro se conduce con precaución y en la noche los protege, dándoles abrigo bajo sus alas para que ningún agente externo los agreda o los mate.

El amor de nuestro Padre Celestial es similar al de la gallina, también lo es al de una madre. Porque de igual modo nos provee, cuida y protege. Así como Él cuidó a su Hijo para que no cayera en manos de Herodes, de la misma forma vela por nosotros.

Mediante su Palabra nos da promesas, manifestando así, su amor y misericordia hacia aquellos que han creído en Él, diciéndonos: “no he visto justo desamparado ni su descendencia que mendigue pan”, “venid a mí todos los que están cargados y trabajados, que Yo los haré descansar”, “en el mundo tendréis aflicción, pero confiad que Yo he vencido al mundo”…
Cuando leo cada una de ellas me reconfortan, me alientan y también me dan esperanzas, porque se que mi Señor no duerme y no descansa, que constantemente está cuidándonos porque le pertenecemos a Él.

Eso es lo que hace un padre por sus hijos, les cuida, les ama, les da abrigo… Nuestro Dios no está exento de estos cuidados, Él los cumple todos, y me atrevo a decir que va más allá, porque aunque nuestros padres nos abandonen, Él dice “que con todo, nos recogerá”.

¿Habrá alguien que nos ame más que Él?

Creo que no, porque incluso el amor de madre que es el que más se le asemeja, en ocasiones puede fallar, pero nuestro Padre Celestial nunca falla, esto es una realidad.

Alcance Victoria Cuba 🇨🇺 estemos confiados y tranquilos, porque Aquel que nos guarda está al pendiente, Él nos dijo que siempre iba a estar con nosotros todos los días y hasta el fin del mundo, y el Señor nunca ha faltado a su promesa.

Por eso en estas navidades tengamos la plena convicción de que Dios guarda a sus hijos; que aún nuestros cabellos los tiene contados y que no hay nada que se salga de Su control.

OREMOS DÁNDOLE GRACIAS A DIOS POR CUIDAR DE NOSOTROS.

Dios te bendiga.
Sem. Ivania Zequeira
Ps. Abel y Angélica Pérez

Categorías: Devocionales