Devocional Mateo 22:37

Publicado por Victory Outreach Cuba en

#AñoDeAceleramiento

Leamos en esta mañana la palabra de Señor en Mateo 22:37
“Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.”

Hacer sonreír a Dios debe ser la meta de nuestra vida. Es una dicha que la Biblia nos presente un ejemplo claro de una vida que agradó a Dios.

El hombre se llamaba Noé. En su época el mundo en su totalidad se hallaba en bancarrota moral. Todos vivían procurando su propio placer en lugar de complacer a Dios, y nuestro padre celestial no encontró a nadie en la tierra interesado en agradarlo, estaba afligido y hasta le pesó haber hecho al ser humano.

Estaba tan disgustado con la raza humana que consideró borrarla de la tierra. Sin embargo, hubo un hombre que lo hizo sonreír.

La Biblia dice que “Noé era del agrado del Señor “
Noé amó a Dios más que a nada en el mundo, incluso cuando nadie más lo amaba!
La escritura afirma que durante toda su vida Noé cumplió fielmente la voluntad de Dios y disfrutó una excelente relación con Él.

Nuestro Dios nos ama de todo corazón y desea en reciprocidad que tú también lo ames. Como el anhelo de Dios es que lo conozcamos y que pasemos tiempo con el, aprender a amarlo y ser amados por él, debería ser el mayor objetivo de nuestra vida.

Noe nos enseñó que el amar a Dios no está condicionado a las circunstancias; él tenía todos los pretextos para ser uno más, para no tener valores, para negar a Dios y blasfemar su nombre, Noé tenía excusas sobradas para simplemente darle la espalda a Dios y vivir para sus propios deseos y sin embargo, ELIGIÓ AMARLE MÁS QUE A NINGUNA OTRA COSA

Alcance Victoria Cuba🇨🇺Dios se fija en la actitud de tu corazón
¿Cuál es tu deseo más íntimo?
Dios está buscando personas como Noé para este siglo XXI: personas que lo amen con todo su ser y vivan para agradarlo.

Oremos para que la meta de nuestras vidas sea el agradarle a Dios y que podamos siempre tener el deseo de alcanzar ese objetivo.

Dios les bendiga mucho.
Sem. Yaneysi Mustelier.
Ps. Abel y Angelica Pérez.

Categorías: Devocionales