Devocional Daniel 1:8

Publicado por Victory Outreach Cuba en

#AñoDeAceleramiento

Leamos en esta mañana la palabra del Señor en el libro de Daniel 1:8
“Y Daniel propuso en su corazón no contaminarse con la porción de la comida del rey, ni con el vino que él bebía; pidió, por tanto, al jefe de los eunucos que no se le obligase a contaminarse.”

Este es un pasaje muy conocido y usado a lo largo del tiempo, la decisión radical de Daniel al proponerse no contaminarse con la comida del rey que había sido ofrecida a ídolos y dioses paganos, ministra aún en nuestros días y nos inspira a seguir su ejemplo fielmente.

Hay muchas cosas que hoy en día nos invitan a contaminarnos, demasiada influencia negativa del mundo alrededor nuestro nos mueven a llenarnos de basura y a perder nuestro estado de integridad y pureza al mezclarnos con todo aquello que no nos hace bien, es por esa razón que la vida de Daniel debe hoy hacernos recapacitar y evaluar que cosa estamos dejando que entren en nosotros.

Si queremos convertirnos en verdaderas INFLUENCIAS en medio de estos tiempos debemos entender que nos tocará ser radicales para con Dios y vivir en obediencia no podrá ser una opción más para nosotros sino más bien la ÚNICA OPCIÓN que tengamos.

Elegir obedecer aún cuando valla en contra de la mayoría y de la voz del mundo es a lo que está llamado aquel que es INFLUENCIA EN CRISTO. Nosotros debemos ser la resistencia, el cambio y la diferencia, debemos mostrarle al mundo nuestra Fe a través de nuestro estilo de vida y buscar que la verdad de Dios sea primero una realidad en nuestra vida para entonces poder ministrarla al mundo.

Alcance Victoria Cuba🇨🇺si queremos ser una influencia para este mundo debemos empezar a serla para nosotros mismos; estamos llamados a ejercer el dominio propio y a radicalizarnos cuando de agradar a Dios se trate.

No podemos traer a la mesa de negociación nuestras creencias, más bien debemos persuadir al mundo con la verdad del evangelio y mostrar que aún hay hombres y mujeres dispuestos a servir a Dios a pesar de cualquier sacrificio que eso involucre.

Seamos influencia de hecho y no de palabra para que cosechemos abundante fruto verdadero que persista en el camino del Señor sin importar las tempestades.

Oremos en esta mañana para que elijamos no contaminarnos en este mundo.

Dios les bendiga mucho.

Sem. Katherine Perez.
Ps. Abel y Angelica Pérez.

Categorías: Devocionales